La prudencia


Recursos Humanos | Muteki Strategic Partners | Caracas
Actuar conforme al recato y discernimiento

¿Cuántas veces uno grita –en silencio- por qué no te callas? ¿Cuántas veces uno lamenta los errores de aquellos que están hablando de más, o actuando sobre la base de sus odios y resentimientos? ¿Cuántas veces uno oye de gerentes y directores que toman decisiones sobre la base de “que yo no puedo trabajar con alguien así? ¿Cuántas veces uno no logra explicarse decisiones inexplicablemente arriesgadas o totalmente estúpidas? ¿Cuántas veces escuchamos la excusa plañidera “yo no sabía lo que hacía” o “no me di cuenta”? ¿Cuántas veces tenemos que soportar los malos efectos de líderes infatuados por un ego inexplicable? En todos esos casos estamos hablando del mismo quebranto.


La prudencia es una vieja aspiración ética del ser humano.

En la antigüedad libros sagrados y filósofos llamaban la atención sobre la necesidad de actuar conforme al recato y al discernimiento. Por ejemplo, en el libro de los Proverbios, atribuido a Salomón, se pueden aprender tres lecciones al respecto:

  1. La primera advierte contra la arrogancia del “que vive aislado, sigue sus caprichos y se irrita contra todo sano consejo”.

  2. La segunda enseñanza previene contra “el insensato que no desea comprender, sino revelar sus propias opiniones”.

  3. La tercera advierte que el carácter caprichoso, irritable y prepotente solo puede producir malos resultados, y “junto con la maldad, llega la ignominia, y con la pérdida del honor, el desprecio”.


Recursos Humanos | Muteki Strategic Partners | Caracas
I Ching

El I Ching le dedica un hexagrama a la “necedad juvenil”.


En este caso el oráculo advierte contra el déficit de carácter de los muchachos, algunas veces innecesariamente arriesgados, otras fatalmente plegados a falsas aventuras, y el denominador común que acompaña estos desafueros, la falta de escrúpulos que se exhiben en ciertas épocas de la vida, y la resistencia a buscar buenos modelos y mejores consejos. El oráculo chino comenta que estas “imperfecciones” son comunes en los muchachos, habida cuenta que todos ellos están en el camino de conseguir los espacios para su propia realización. Son como “el agua –que- necesariamente sigue su curso fluyendo; al emerger el manantial, de buenas a primeras no sabe, claro está, hacia dónde dirigirse, pero con su constante fluir va rellenando los sitios que le impiden el progreso, y así obtiene el éxito”.


En la juventud la necedad es producto del carácter en formación. El saldo de resultados dependerá de la necesidad sentida de “dar con un maestro experto, y enfrentarse con él del modo debido. Para ello hace falta, en primer lugar, que uno mismo advierta su propia inexperiencia y emprenda su búsqueda. Únicamente semejante modestia y diligencia acreditarán la necesaria disposición receptiva, que habrá de manifestarse en un devoto reconocimiento hacia el maestro” que permita el aprendizaje de la ruta de la perfección. De más está decir que tendrá muy mal pronóstico aquel que habiendo superado las etapas de la juventud no haya conseguido integrar a su carácter la virtud de la prudencia.


Recursos Humanos | Muteki Strategic Partners | Caracas
El hombre prudente es el que sabe deliberar

Aristóteles.


En el libro sexto, capítulo IV de su “Moral a Nicómaco” habla de la prudencia. Para el filósofo “el rasgo distintivo del hombre prudente es al parecer el ser capaz de deliberar y de juzgar de una manera conveniente sobre las cosas que pueden ser buenas y útiles para él, no bajo conceptos particulares, como la salud y el vigor del cuerpo, sino las que deben contribuir en general a su virtud y a su felicidad. El hombre prudente es en general el que sabe deliberar bien porque descubriendo lo verdadero, obra con el auxilio de la razón para distinguir lo bueno de lo malo.



La prudencia es una virtud esencial para los directivos y gerentes.

El buen carácter, el talante para dirigir a otros, tiene como objetivo y premisa la capacidad para ver lo que es bueno para ellos y para el grupo que están bajo su conducción. En este sentido la prudencia es equivalente a la sabiduría y es la base de sustentación de cualquier decisión moral. No es cuestión de lógica, tampoco de estética, sino la apropiada relación entre los medios que utilizamos para lograr los fines de la empresa. Esta virtud tiene varias expresiones. Se refleja en el discurso que soporta las decisiones tomadas y en la mesura con la que se transmiten las ideas. Se manifiesta también en la explicación de los riesgos que deben asumirse para cada caso y en el valor de los resultados.


La prudencia es lo contrario al desenfreno pasional. Aristóteles advierte que la acción moral se deprava “cuando el placer y el dolor lo han alterado y corrompido; el espíritu no ve entonces que es un deber aplicar este principio, y arreglar según él su conducta entera y todos sus deseos; porque el vicio destruye en nosotros el principio moral activo”. No se decide con las entrañas. Se tiene que decidir desde la razón que comprende las consecuencias de aplicar un curso de acción y no otro. Tal vez por eso son tan importantes los consejos, los silencios y las pausas. Porque pueden haber diferencias en términos de la gravedad de las consecuencias. Y algunos, ya lo sabemos, no saben de continencia. Ni callan, ni escuchan, ni agarran pausa. Son como un carrusel de una montaña rusa, sometidos a la velocidad, esclavos de lo que dicen, siervos de sus pasiones, cautivos de sus desatinos. Salomón advierte contra ese desenfreno cuando en el libro de Los Proverbios celebra a los que “miden sus palabras y mantienen su sangre fría, porque son sabios e inteligentes”.


La prudencia es contención y delimitación del momento en términos de significados y sentimientos. Un proverbio chino dice que “cuando te inunde una enorme alegría, no prometas nada a nadie. Cuando te domine un gran enojo, no contestes ninguna carta." Eso es ser prudentes.


Recursos Humanos | Muteki Strategic Partners | Caracas

Por: Victor J. Maldonado

Twitter: @vjmc


#venezuela #caracas #recursoshumanos #desarrolloroganizacional #climalaboral #trabajo #vida

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo